Follow Us

Cillar de Silos, el vino de las cuevas

Cillar de Silos, el vino de las cuevas

Aranda de Duero y sus alrededores forman el gran epicentro bodeguero que cuenta con rincones quizá más desconocidos pero de gran belleza y largo recorrido.

La historia de Cillar de Silos es una de esas historias que es un gusto seguir por su mejora año a año, pero además por su espíritu de crear e innovar

Es una historia de amor por su tierra. Escondido entre campos y pinos se encuentra Quintana del Pidio, uno de esos parajes castellanos azotados por el éxodo rural pero que mantiene la magia gracias a la lucha de algunos de sus locales. Los hermanos Aragón han sido su mejor ejemplo. Sus dos bodegas ofrecen conocer la historia de este pequeño pueblo viajando al subsuelo y al pasado.

Los dos lagares que forman parte del patrimonio familiar cuentan con un tesoro bajo sus pies: una viga centenaria donde se prensa la uva para después descender por las escaleras hasta una cueva del siglo XVI reformada, a 30 metros bajo el suelo.

Cillar de Silos nació en 1994 de la mano de Amalio y sus dos hijos. Su nombre es un homenaje al monje que se encargaba históricamente de la intendencia en el Monasterio de Silos. El cillero, era el encargado de organizar la despensa o cillería, con el vino y los alimentos necesarios para el día a día de los religiosos.

Según tradición, el aprovisionamiento de vino para la orden durante el siglo XVII se hacía en Quintana del Pidio. Como testimonio de este hecho histórico que acredita el linaje vitivinícola del pueblo, la familia elabora un vino exclusivamente creado con los viñedos del pueblo. Bajo la etiqueta Dominio del Pidio, su vino es una obra de autor cuidada y mimada que apenas produce 3.000 unidades con las viñas viejas de más de 50 años.

Cillar de Silos, una de las bodegas pioneras en la denominación de origen. exporta en la actualidad el 40% de su producción. Del 60% restante que va al mercado interior, aproximadamente el 50% se vende en la restauración y la otra mitad en la gran distribución.