Follow Us

La Ruta de los Murales

La Ruta de los Murales

La localidad de Villangómez lleva a cabo desde 2016 su particular homenaje al arte y la literatura, gracias a la elaboración de murales urbanos, que decoran las calles y las casas del pueblo, formando la conocida como ‘Ruta de los Murales’. De esta forma, autores como Miguel de Cervantes, Gabriel García Márquez, Óscar Wilde, Jonathan Swift, Rafael Alberti, Gloria Fuertes o cantantes como John Lennon o Bob Dylan pueden encontrar en este pequeño pueblo burgalés un homenaje a sus obras.

Tal y como recuerda la presidenta de la Asociación Pollogómez, Ana Díez, esta iniciativa comenzó hace cuatro años, cuando los impulsores de la misma, Rodrigo Barriuso y Ricargo Obejero, se pusieron en contacto con una cuadrilla de artistas, a fin de organizar en la localidad un «encuentro muralístico».

La llamada tuvo una gran repercusión y artistas de diferentes partes de España se dieron cita en Villangómez, para elaborar sus murales y dejar así su impronta en el pueblo. Ese primer año una quincena de murales se exhibieron por las fachadas del municipio, y aunque no ponen limitaciones a los artistas, las pinturas versan en torno a reconocidas figuras literarias y sus obras.

De esta manera, durante la visita al pueblo se pueden apreciar obras como ‘El insomnio de Don Quijote’ de la artista burgalesa Susana Velasco, donde se representa una escena de la obra en la que el protagonista batalla contra sus propias imaginaciones. El escritor argentino Julio Cortazar también encuentra en Villangómez un homenaje a su obra con ‘Nahual’, donde se representa a este ser de la mitología mexicana que tiene la capacidad de convertirse en diferentes animales.

Destaca también ‘Gullivera’, una revisión de la novela de Jonathan Swift donde se representa la cocina escena de Gulliver atrapado por los liliputienses, aunque en esta ocasión es una chica, Gullivera, la que intenta escapar de las ataduras.

La música también tiene cabida en este pueblo, que homenajea a artistas como Bob Dylan, John Lennon, o Kiko Veneno, quien actuó el pasado año en el Festival Pollogómez de la localidad. Asimismo, los niños de Villangómez también dejaron su impronta hace unos años en esta ruta, elaborando la obra ‘ Niños del Verano’, un homenaje a Gloria Fuertes, donde los pequeños, guiados por dos artistas de Almería, pintaron un mural inspirado en la música.

Atractivo turístico

Desde la organización de este evento aseguran que la Ruta de Murales tiene como objetivos proponer la cultura, en este caso el arte urbano, al servicio del desarrollo rural, para que ayude a revertir la problemática de la despoblación. Asimismo, ayudan a ampliar el «atractivo turístico» del municipio. Por medio de esta iniciativa, se logra también «visibilizar el arte urbano como expresión artística», dejando atrás la mala opinión que antes generaba este tipo de arte.

Esta ruta muralística destaca además por ser la mayor concentración de Arte Urbano de Castilla y León, puesto que cuenta con más de 30 murales de grandes dimensiones en un municipio de apenas cien habitantes.

Recientemente, la web internacional Street Art Cities incorporó Villangómez y sus murales a su listado, con más de 20.000 obras documentadas alrededor de todo el mundo. Un reconocimiento que le ha aportado un gran renombre al pueblo. «Este año se ha notado un montón, ha venido mucha gente a verlos», asegura Ana Díez. La presidenta de la Asociación afirma estar muy ilusionada con esta acogida, especialmente este año por la pandemia del COVID-19.

«En este año tan desagradable, los muralistas han podido venir y nos ha dado un poco de alegría ver a la gente callejear por el pueblo buscando los murales. Además a los pueblos les viene muy bien, para que se vea que todavía existimos, que no solo existen las ciudades».

Además, los visitantes pueden acceder a toda la información de los murales a través de sus teléfonos móviles, por medio de un código QR, donde se puede ver el título de la obra, el artista encargado de realizarlo y el escritor vinculado a la misma. Desde la Asociación tienen pensado también ampliar esta información para que los asistentes puedan encontrar más datos sobre las obras que contemplan.

«La gente valora que el arte callejero es algo más que un grafiti, parece que todo es manchar las paredes y realmente es arte, aunque a veces es efímero. No es un arte como el de los cuadros que son para toda la vida, pero es impresionante lo que se puede hacer a grandes rasgos con esas perspectivas», asegura Díez.