Follow Us

Los castillos de Burgos que tienes que visitar

Los castillos de Burgos que tienes que visitar

La provincia de Burgos tiene multitud de castillos emblemáticos que destacan por su belleza e historia. Así, en este artículo podrás encontrar una decena de opciones para visitar ya sea solo o en familia. Además, no olvides visitar los pueblos de Burgos que rodean a estos castillos. Su gente y entorno son únicos y, desde luego, merece la pena recorrerlos.

Los 12 castillos en la provincia Burgos que no puedes perderte

En esta lista encontrarás 12 castillos repartidos a lo ancho y largo por la provincia de Burgos que merecen la pena visitar. ¡Ojo! Existen muchos más, así que no dejes de descubrir los rincones de Burgos. Quizá te encuentres con un torreón erguido sobre una pequeña meseta o un antiguo palacete de la edad media. Con ello, aquí tienes 12 castillos que conocer en una escapada de fin de semana en la provincia de Burgos.

Castillo de Burgos

Esta fortaleza está situada en la cumbre del cerro del castillo. Los primeros datos históricos hablan del año 884, cuando la primera torre fue levantada por el conde Diego Porcelos, en tiempos de la Reconquista.

Actualmente, el entorno del castillo es un parque y la rehabilitación de la fortaleza ha permitido que se habilite un centro de interpretación. Asimismo, en su interior se encuentra la conocida como Cueva del Moro, cuyas galerías subterráneas pueden ser visitadas.

Imagen desde el interior del Castillo de Burgos

Torre de Landa

La historia de la Torre de Landa se remonta hasta el siglo XIV, en el pueblo de Albillos. Tras pertenecer a varias casas nobles, como la familia de los Cartagena o al obispo Luis de Acuña, pasó a la familia del duque de Abrantes.

No fue hasta 1964 cuando Jesús Landa compró la Torre para reformarla en su emplazamiento. Actualmente funciona como hotel y cuenta con servicio de restaurante, entre otros.

La Casa de la Tercia: Burgos, torre de Landa o de Albillos.

Castillo de los Duques de Frías

También conocido como Castillo de los Velasco, esta fortificación está situada en la localidad de Frías, sobre el peñasco de La Mucela (Burgos). En esta línea, el castillo se erige en medio de las casas del municipio. Por ello, cuando recorras las calles de Frías podrás ver los torreones si alzas la mirada.

Sus características y su historia le hicieron merecer los títulos de ‘Bien de interés cultural’ y ‘Patrimonio histórico de España’. Con ello, está considerado como uno de los fuertes roqueros más importantes de toda Castilla y León. En su momento fue una fortaleza militar defensiva, vital en la lucha contra los musulmanes. Por este motivo, este castillo es uno de los más importantes de Burgos.

Castillo de los Duques de Frías en Burgos

Castillo de Las Cuevas

En plena provincia de Burgos, concretamente en Cebolleros, se sitúa el Castillo de Las Cuevas. Las referencias históricas datan que la obra la comenzó Serafín Villarán en 1978. A sus 42 años, decidió emplear sus fines de semana y vacaciones en construir este castillo.

Inicialmente pensado para ser una residencia familiar, Serafín nunca pudo ver terminada su creación, pues falleció 20 años después de empezar a construir el castillo. Sin embargo, su yerno Luis y su hija Yolanda continuaron el sueño de Serafín. Así, este castillo de Burgos guarda la historia de varias generaciones de la familia Villarán.

El Castillo de Cebolleros de Serafín Villarán

Alcázar de Los Condestables

Ubicado en Medina de Pomar (Burgos), el Alcázar de Los Condestables es un palacio que aúna las características de una fortificación. En este sentido, fue construido en la segunda mitad del siglo XIV y pertenece al Tesoro Artístico Nacional desde 1931.

En la actualidad es considerado como un bien de interés cultural. Igualmente, es sede del Museo Histórico de las Merindades. Asimismo, fue declarado monumento histórico-artístico por el entonces presidente de la Segunda República, Niceto Alcalá-Zamora.

ALCÁZAR DE LOS CONDESTABLES, Burgos – Revista La Alcazaba

Castillo de Castrojeriz

Las paredes de este castillo guardan historias de traición. De hecho, en él fue asesinada la reina Leonor de Castilla por orden de su sobrino, Pedro I. Sin embargo, sus inicios fueron tradicionales. En este sentido, fue propiedad del conde Muño, que defendió la fortaleza ante los árabes a finales del siglo IX.

Antes del conde, fue una fortaleza romana, celtíbera y visigoda. Con ello, siempre ha sido un ejemplo de construcción jacobea, con las casas situadas alrededor de la calle que llevaban hacia él. Además, se cree que este castillo fue el primero en obtener un fuero en toda castilla, el Fuero de Castrojeriz, por el conde de Castilla García Fernández.

castillo – Castrojeriz

Castillo de los Olmillos de Sasamón

También conocido en Burgos como el castillo de ‘La flor de Lis’, es una fortaleza construida en 1446 por un antiguo regidor, Pedro Cartagena. Este fuerte está ubicado en la localidad que le otorga su nombre más popular, Olmillos de Sasamón.

Inicialmente, este castillo no fue pensado como una fortaleza en Burgos. Por el contrario, fue ideado como un lugar de recreo, donde las élites del siglo XV pudieran disfrutar de las vacaciones. Con el paso de los años, este castillo ha sufrido varias rehabilitaciones para que pudiera conservar su esplendor. Asimismo, Jusef Nasser Eddin compró la fortaleza y habilitó las instalaciones para uso hotelero, sin que la construcción perdiera su esencia.

Imagen del Castillo de Olmillos de Sasamon en la provincia de Burgos

Torreón de los Guzmanes

Este torreón está ubicado en el patio interior del convento de Santo Domingo, en Caleruega. Su construcción data de la época de la repoblación, durante los siglos XII y XIII. Asimismo, desde 1949 está catalogado como bien de interés cultural.

En este sentido, el torreón se erige 20 metros de alto sobre las paredes del convento. De hecho, inicialmente se pensó que el torreón cumplía funciones defensivas a nivel militar. Sin embargo, su decoración y características descartaron esta teoría. Al final, la teoría que cobró fuerza fue que el torreón sirvió como un estandarte de la zona y como un símbolo de dominio ante los campesinos que vivían alrededor del convento.

Castillo de Peñaranda de Duero

Este castillo está ubicado sobre una colina en las proximidades de Peñaranda de Duero. Al igual que otros muchos en la provincia de Burgos, sirvió como fortaleza para la defensa de las tierras ante los musulmanes. Además, fue uno de los puntos clave durante la reconquista.

En el centro de la fortaleza está ubicada la Torre del Homenaje, en la que se ha instalado el Centro de Interpretación de los Castillos. Esta planta cuadrada cuenta con cuatro pisos de vigas de madera. Junto a ella, el resto del castillo representa una de las obras más perfectas -en cuanto a construcción- por la perfección de sus proporciones.

Imagen del Castillo Penaranda de Duero en la provincia de Burgos

Castillo de Arenillas de Muñó

En el centro del pueblo de Arenillas de Muñó, al suroeste de Burgos, se levanta esta fortaleza. Su historia se remonta a la relación de los Padilla con Isabel y el mayorazgo. El resultado final de la construcción es la figura de un torreón pesado, grande, que produce sensación de solidez y fortaleza.

Un fuerte cuya cerca mide 20 por 33 metros que ha vivido la historia de los campos de Castilla en primera plana. Por ello, con el paso del tiempo, uno de los lados ha desaparecido por completo, en cuyo lugar se han levantado casas particulares.

Palacio de los Brizuela

Ubicado en la localidad de Puentedey, fue construido entre los siglos XV y XVI por la familia de los Brizuela. Este castillo pasó como herencia a lo largo de varias generaciones. Algunas de ellas destacaron por su posición social como, por ejemplo, la del el alcaide del castillo de Berlanga.

El paso del tiempo no ha hecho mella en su belleza, sino al contrario. Actualmente es una mezcla de elementos renacentistas -como las ventanas- combinados con otros puntos más modernos, como los balcones.

Puentedey. Palacio de los Brizuela | Asociación española de amigos de los  Castillos, Castillos de España, Castillos medievales

Castillo del Cid

También conocido como Sotopalacios -por el municipio en el que se ubica- este castillo de Burgos está localizado en Merindad de Río Ubierna. Pese a que existen dudas sobre su construcción, algunos historiadores datan este castillo como una fortificación del siglo XIV.

Está considerado como bien de interés cultural, aunque ciertas partes del castillo fueron derruidas. Sin embargo, el químico César S.J. Seigland compró la fortaleza y la rehabilitó. Asimismo, el propio Seigland creó una fundación privada para la conservación de la artesanía y la inclusión de personas con minusvalía. En su momento, en el interior del castillo se trabajó en la confección de alfombras de nudo y tapices.

Castillo del Cid – Evocación del paisaje