Follow Us

Lugares que no esperarías ver en Burgos

Lugares que no esperarías ver en Burgos

Burgos es la provincia con más municipios de toda España, así que no es extraño encontrarse con pueblos y parajes impresionantes. Paisajes y lugares que superan cualquier expectativa.

UNA IGLESIA NORUEGA EN MITAD DEL CAMPO

Es el resultado de la palabra que le dio el Infante Felipe de Castilla (hermano de Alfonso X El Sabio) a su mujer Kristina de Noruega. Éste le aseguró que iba a levantarle una capilla a San Olaf, el santo cristiano más importante del país de su esposa para que ésta pudiera seguir rezando a su beato preferido. La buena de Kristina falleció joven, con solo 28 años y no vio su sueño realizado.

Abierta en el año 2011, hoy en día, esta capilla no es tanto un centro religioso como una embajada cultural de dicho país escandinavo. Su rasgo más emblemático es el escenario abierto donde se celebran conciertos y otros actos que conectan la cultura española con la noruega.


UNA TRINCHERA DE LA I GUERRA MUNDIAL

Crear el museo de la radiotransmisión está bien, pero demostrar su uso en un momento crítico de la historia está mejor. La radiotransmisión se inventó a principios del siglo XX y fue durante la primera guerra mundial cuando se evolucionó por razones tristes pero obvias. Así que en Belorado pidieron ayuda al ejército de tierra para que les construyeran una réplica de una trinchera de la primera guerra mundial junto al silo del museo –todos los años construyen una durante sus maniobras–. Y, puestos a construir, pues las más grandes de Europa, con 619 m2.


LAS SALINAS DEL ORO BLANCO

Situadas en Poza de la Sal , estas salinas son únicas en España ya que nacen de un fenómeno geológico llamado diapiro y cuentan con un cráter de 2,5 kilómetros. Explicaciones técnicas al margen, este Bien de Interés Cultural merece ser visitado por haber tenido una relevancia clave en la historia de la comarca y haber estado en pleno funcionamiento hasta 1974. Desde el año 2003 se pueden visitar y comprender mejor gracias a un centro de interpretación que trata de dar relevancia a la sal como el auténtico oro blanco.


UN TEATRO ROMANO MÁS GRANDE QUE EL DE MÉRIDA

Clunia Sulpicia fue una ciudad con relativa importancia en la vieja Hispania, por lo que acercarse hasta sus ruinas tiene su recompensa. Es cierto que no tiene el brillo ni la conservación de otros yacimiento similares en la península, en parte porque no se encuentra en un actual casco urbano. Pero eso no importa cuando se pasea entre sus restos y se encuentran ciertos hallazgos de gran importancia como los mosaicos situados en las Domus del foro o las notables termas que en su día llegaron a ocupar un vasto terreno de 7.000 m2. Sin embargo, el teatro es el que se lleva los mayores elogios dado su asombroso tamaño. En sus buenas épocas se calcula que tuvo un aforo de 10.000 personas, toda una proeza si se tiene en cuenta otros yacimientos similares como el de Mérida (6.000) o el de Cartagena (7.000) .


LA ERMITA DE 100 KILÓMETROS DE PROFUNDIDAD

El conjunto cárstico de Ojo Guareña es una de las simbiosis hombre-naturaleza más curiosas que se pueden encontrar en España. Su valor geológico es asombroso ya que cuenta con una carta de presentación difícil de superar: 18 cavidades y una extensión que se calcula que supera los 100 kilómetros. Todo por culpa del afán excavador y escultor de los ríos Guareña y Trema, quienes han ido haciendo su camino a través de este macizo a través de eras y milenios.

Lo curioso ha sido el uso que el hombre le ha dado a este queso Emmental de la naturaleza, usándolo como hogar y refugio desde el Paleolítico. No obstante, el testimonio más evidente es la construcción de una ermita, la de San Tirso y San Bernabé que, además de tener una fotogenia inevitable, es la puerta de entrada a los únicos 400 metros subterráneos que se pueden visitar en este laberinto cuyos límites aún no se conocen.