Follow Us

Para los amantes del enoturismo

Para los amantes del enoturismo

¿Te gusta conocer la cultura de las regiones vitivinícolas, pasear por los viñedos, realizar catas de vino e impregnarte de los paisajes y el patrimonio de lugares únicos? La provincia de Burgos es perfecto para los amantes del vino ya que acoge dos denominaciones de origen; Arlanza y Ribera del Duero.

Burgos ofrece un inmejorable marco para el enoturismo. Regiones vinícolas en auge se dan la mano con una excelente gastronomía y con un gran legado cultural e histórico.

La Ruta del Vino Arlanza se encuentra a lo largo de las provincias castellanas de Burgos y Palencia, donde el río del que recibe su nombre surca terrenos de viñedos, sabinares, cereales y girasoles.

La uva Tinta del País o Tempranillo, adaptada a la zona desde tiempo ancestral, confiere a los vinos de la Ruta del Vino Arlanza, una personalidad propia. Otras variedades, como las uvas Garnacha, Mencía, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Merlot, Albillo o Viura, también son variedades autorizadas por el Consejo Regulador D.O. Arlanza. Los vinos que hallarás a lo largo de la Ruta te harán descubrir el sabor de esta tierra, un vino cuya uva es sometido a fuertes contrastes térmicos  y el grueso hollejo hace que el vino resultante sea de intenso aroma y sabor.

Por otro lado, cabe destacar las bodegas subterráneas, uno de los recursos turísticos más interesantes de esta capital del vino. Hasta 7 kilómetros de galerías escavadas en el subsuelo de la roca que sostiene a la noble Aranda de Duero.

Con el fin de reunirse y deleitarse con los vinos de la Ribera del Duero, las bodegas subterráneas fueron, desde la Edad Media, una parte vital de la vida social. Un concepto que sigue vivo incluso hoy entre sus habitantes.

Nada más bajar al entramado de pasadizos históricos, se puede sentir rápidamente el cambio de temperatura y la ausencia de luz que da paso a la tranquilidad, características ambientales fundamentales de las que goza la zona para llevar a cabo la producción del vino.