Follow Us

Por qué deberíamos rehabilitar los edificios históricos

Por qué deberíamos rehabilitar los edificios históricos

A medida que la tecnología avanza, también lo hace la arquitectura y construcción. Los arquitectos y diseñadores ahora tienen infinitas herramientas y recursos para diseñar y construir las ciudades de hoy y del mañana. Por muy prometedor que esto suene, las nuevas construcciones además están consumiendo los ya limitados recursos del planeta más rápido de lo que podemos permitir.

Esta situación deja  al arquitecto con la responsabilidad de un reto importante: la rehabilitación y la reutilización del entorno ya construido. Es decir, aplicar el pensamiento y diseño creativo para rescatar e incorporar edificios viejos o históricos que ya existen en el presente, a nuestra arquitectura diaria, adaptándolos a través del tratamiento indicado.

¿Por qué es importante reutilizar y remodelar?

Es una forma de mantener intactas las memorias, la historia y la identidad.

Alejandro García Hermida, Profesor de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico de la Universidad Alfonso X el Sabio en Madrid, habla de «la preservación de la historia, la cultura y la identidad propias; el mantenimiento de conjuntos urbanos y edificios de una calidad y una belleza sólo difícilmente alcanzables en un mundo dominado por la visión a corto plazo, los sucedáneos y el individualismo». 

Si hablamos de sostenibilidad, la renovación de edificios existentes evitan el uso innecesario de materiales y reduce residuos de demolición y construcción, a través del aprovechamiento de aquellos materiales que ya se encuentran en el lugar. La reducción significativa del movimiento de nuevos materiales a la obra, también contribuye a proteger el medio ambiente. 

Llevar a cabo un proyecto de renovación es ciertamente un reto pero también es muy gratificante. Debemos recordar que cada edificio tiene un caracter único y que los procedimientos y las decisiones son específicas a cada proyecto. Por ello es importante:

  • Decidir la intervención correcta para el edificio.
  • Adaptar un edificio a un nuevo uso compatible
  • Seguir indicaciones, guías y recomendaciones específicas de tratamientos de restauración 
  • Proteger adecuadamente la historia del Edificio