Follow Us

¿Qué hacer este Otoño en Burgos?

¿Qué hacer este Otoño en Burgos?

Los bosques y montañas esconden infinidad de rutas en Burgos para los amantes del senderismo. Nuestra gastronomía y monumentos son unos de los principales motivos por los que los turistas se acercan a conocer la ciudad. Pero fuera de la capital, la provincia invita a descubrir sus ocho espacios protegidos donde la naturaleza es la protagonista. A lo largo de toda su extensión, las montañas, desfiladeros, ríos, lagos, cuevas… Conviven con las llanuras de la meseta y demuestran que, Burgos es una gran afortunada de la naturaleza también.

Con la llegada del otoño los bosques se tiñen del marrón en todas sus tonalidades y estos parajes naturales alcanzan todo su esplendor. Llega así el momento de disfrutar de la naturaleza y, para ello, te proponemos 9 rutas en Burgos, para todos los niveles, que no puedes perderte. Desde las mejores cascadas hasta desfiladeros que te dejarán con la boca abierta. En esta selección hemos incluido algunos senderos en los que el agua es protagonista, por ello recomendamos realizar estas rutas en época de lluvias, para poder disfrutar de ellas en todo su esplendor. Lánzate a la aventura y descubre (o redescubre) una provincia a la que querrás volver una y otra vez.

Senda del Ventanón

Las rutas en Burgos son interminables y todas ellas esconden parajes dignos de visitar. Nuestra selección comienza con la Senda del Ventanón. Este camino acerca hasta el Monumento Natural de Ojo Guareña, el segundo complejo de cuevas más extenso de la Península, y uno de los diez mayores del mundo.

Con unos  11km de recorrido, esta ruta circular de dificultad fácil permite adentrarse en el monumento natural que las formaciones rocosas han creado en esta zona. Llanuras con encinares, montañas, cuevas… Y restos arquitectónicos y santuarios que datan de la prehistoria. Un recorrido plagado de sorpresas variadas con un impresionante ventanón abierto el valle que se sitúa debajo.

San Zadornil, el Nueva York de los bosques

En la comarca de Las Merindades  dentro del parque natural de  los Montes Obarenes encontramos el bosque de San Zadornil. Como si de una gran metropoli verde se tratara, esta zona es conocida como el Nueva York de los bosques. Una original experiencia para descubrir una ciudad, con sus calles y barrios, repleta de naturaleza, en la que el transporte público existe en forma de bicicletas normales o eléctricas o paseos a caballo.

Numerosos senderos para ciclar, montar o andar se suceden a través de este paraje. Uno de los más destacados es el que recorre los bosques de Artzena. 18km que llevan hasta Villafría de San Zardonil en dos escenarios diferenciados: el primero transcurre por plácidos bosques de la Sierra de Arzena y, el segundo, senderos intrincados pasa subir hasta Revillallanos.

Sendero del Monte Hijedo

Entre Burgos y Cantabria se encuentra uno de los robledales más importante de España gracias a su extensión y la gran conservación de los espacios naturales, la flora y la fauna: el Monte Hijedo. Un espacio natural que puede conocerse a través de una ruta de dificultad media y de 11km de recorrido. Esta comienza en Santa Gadea de Alfoz, al sur del Pantano del Ebro.

La senda evoca a la Alta Edad Media, en la que la zona se conocía como ‘La Selva de Hijedo’, debido a su frondosidad y a la creencia de que estaba poblada por terribles fieras. Con el paso de los años, la zona fue explotada para aprovechar la madera de roble. Primero, en la construcción de navíos y, después, para la elaboración del carbón destinado a las ferrerías. En la actualidad la zona se ha recuperado y puede disfrutarse de este bosque que cuenta con cascadas, arroyos y los tonos ocres del otoño en todo su esplendor.

Cañones del Ebro

El Ebro abrió a su paso por Burgos una brecha de más de 200 metros de profundidad y trazó un hermoso paraje de hoces, cañones, riberas escarpadas y meandros. La vegetación reina la zona del río que divide la Cordillera Cantábrica y la Meseta Castellana. Este parque nacional cuenta con unas 46.000 hectáreas recorridas por el Camino Natural del Ebro. Un lugar ideal para realizar rutas en Burgos, ya que acompaña al río a lo largo de 930km y 42 etapas.

Entre estos senderos destaca la Senda del Cañón de Ebro, que suele comenzarse en Valdelateja. Aproximadamente 17 kilómetros que recorren el río que ha tallado el cañón a su paso por el macizo calizo de Las Loras. Una ruta para realizar a pie o en bicicleta de montaña en la que se disfrutará de la vegetación, la fauna y, sobre todo, del patrimonio de los pueblos que se encuentran en la zona.

Entre estos senderos destaca la Senda del Cañón de Ebro, que suele comenzarse en Valdelateja. Aproximadamente 17 kilómetros que recorren el río que ha tallado el cañón a su paso por el macizo calizo de Las Loras. Una ruta para realizar a pie o en bicicleta de montaña en la que se disfrutará de la vegetación, la fauna y, sobre todo, del patrimonio de los pueblos que se encuentran en la zona.

Desfiladero de Mataviejas

Entre Ura y Castroceniza encontramos el Desfiladero de Mataviejas. Un espacio natural único que el río que da nombre a este desfiladero ha erosionado con el paso de los años, formando las paredes rocosas en las que reinan las aves. A lo largo del río se desarrolla esta ruta de tan solo 5.6 kilómetros y que termina en la desembocadura del cauce en el Arlanza. A lo largo del paseo, se observa el fruto de la erosión que ha dado lugar a multitud de curiosas formaciones geomorfológicas.

Si eliges disfrutar de esta ruta es imprescindible la visita a la iglesia de Nuestra Señora de Castroceniza, del siglo XV, y que aún conserva la arquería que data del siglo XIII.

Desfiladero del río Purón

La última de las rutas de Burgos de nuestra selección se encuentra en la comarca de las Merindades. Los desfiladeros son los protagonistas en la senda del río Purón. Siguiendo los pasos de las legiones romanas, esta antigua calzada une el valle de Tobalina, en Burgos, y el Parque Natural de Valderejo, en Álava. El río Purón ha esculpido a lo largo de los años este desfiladero.

La longitud de la ruta dependerá del itinerario de regreso. Puede variar desde los 10.4km a los 7.8km. En todo caso, partirá del pueblo de Herrán, en la comarca de las Merindades. A lo largo del recorrido encontraremos espacios sorprendentes. Entre ellos, destaca el Cañón de Las Puentes, un antiguo puente romano que atraviesa este punto. Más adelante, encajada en las rocas, se encuentra la ermita de San Felices y San Roque. Construcciones arquitectónicas con cientos de años de antigüedad que sorprenderán a lo largo del bosque y el desfiladero.