Follow Us

Tienes más cuento que Calleja

Tienes más cuento que Calleja

Del dicho al cuento

Si eres propenso a poner excusas poco creíbles y con asiduidad, te habrán dicho ya alguna vez eso de que tienes más cuento que Calleja. Pese a ser una expresión muy utilizada no lo es tanto su origen.

Había una vez hace más de 100 años, en la provincia española de Burgos, un hombre que gustaba mucho de la lectura y la escritura, le llamaban Saturnino Calleja. Al morir su padre el joven heredó una pequeña librería en la madrileña calle de la Paz, que poco tardaría en convertir en la famosa, pero ya desaparecida, Editorial Calleja (1876-1958).

«Un cuento no debe ser nunca aburrido, Nunca. Un cuento debe entretener pero también enseñar. Los cuentos deben ser accesibles a todos los niños.«

Interesado como estaba en la pedagogía, y en su afán de acabar con el analfabetismo y popularizar la lectura entre los niños, su mayor logro fue el de publicar más de 1000 cuentos infantiles a precios tan reducidos como minúsculos eran los primeros tamaños de sus libros (apenas 5 x 7 centímetros). —¡De ahí que mucho cuento debas de tener para superar el imperio de Calleja!—.

Gracias a la iniciativa del editor cientos de niños españoles  conocieron a Hans Christian Andersen, a los Hermanos Grimm, Los viajes de Gulliver, Las mil y una noches o Barba Azul (muchos de ellos españolizados con el standard moralista de la época), además de toda una serie de versiones de autores patrios. Todos ellos en entrañables y divertidas ediciones repletas de ilustraciones (creadas por algunos de los ilustradores más famosos de la época). 

Saturnino lo tenía claro:

«los libros primero debían entrar por los ojos y hacerse los simpáticos antes de conocérseles a fondo.»

Hoy la expresión Tener más cuento que Calleja ya está incluida en el diccionario de la RAE como frase coloquial, para seguir haciendo uso y mantener vivo en el lenguaje un legado con historia y mucho cuento del bueno.