Follow Us

Todas las cuevas de Burgos, a un solo clic

Todas las cuevas de Burgos, a un solo clic

El grupo espeleológico Edelweiss ha presentado en sociedad uno de los proyectos más ambiciosos de los planteados en sus casi 70 años de historia: una base de datos de todas las cavidades documentadas en la provincia. Y no son pocas. En total, ya han sido incluidas en la base de datos alrededor de 2.800 de las aproximadamente 3.000 cavidades de las que el grupo tiene constancia.

El proyecto se puso en marcha hace cuatro años y, según explica el presidente del colectivo Miguel Ángel Martín, nació con el objetivo de difundir entre el gran público la riqueza y diversidad geológica que presenta la provincia de Burgos.

El trabajo desarrollado a lo largo y ancho de la provincia durante las últimas décadas se ha ido transformando en un interesante archivo documental con cientos de referencias. Gracias a esos registros propios (unos 1.300) ya publicados con anterioridad en otros formatos, y a los alrededor de 200 registros elaborados por otros colectivos, el grupo comenzó a trabajar en la elaboración de una base de datos digital. Una base de datos que a medida que fue avanzando se fue incrementando con registros hasta ahora «inéditos».

En total, ya se han volcado alrededor de 2.800 referencias distribuidas por toda la provincia, aunque con especial incidencia en Las Merindades. No en vano, según explica Martín, esta zona está vinculada a la Cordillera Cantábrica y a los Pirineos, dos de los entornos con mayor riqueza geológica en este sentido. De hecho, es en Las Merindades donde se encuentra Ojo Guareña, que a la postre es la joya de la corona.

En este sentido, explica Martín, «la mayor parte de las cavidades documentadas son pequeñas, pero en Burgos tenemos varias cuevas con grandes desarrollos, entre las que destaca Ojo Guareña, pero no es la única». De hecho, añade, la catalogación realizada durante los últimos años permite «ver formaciones en su conjunto». Y es que, «una pequeña cavidad por sí sola puede no llamar la atención, pero cuando ves sobre el mapa que existen varias cavidades en el mismo entorno ya te indica que puede haber desarrollos más potentes».

Eso en el caso de las cavidades naturales, claro. Estas son las indudables protagonistas de la base de datos, pero el grupo espeleológico ha decidido incluir también unas decenas de cuevas artificiales, que a su juicio merecen estar documentadas debido a su importancia histórica o patrimonial.

En todo caso, todas las referencias cuentan con la información básica. Así, el internauta puede conocer la ubicación exacta de la cavidad gracias a la aplicación Google Maps, así como su plano topográfico, su descripción y sus principales singularidades. También se muestran algunas fotografías sobre su localización y morfología e información del colectivo que exploró la cavidad.

Eso sí, tal y como subraya Martín, la base de datos lanzada por el grupo no está cerrada. Ni mucho menos. «Siempre es provisional», ya que poco a poco se van conociendo más secretos de muchas de las cavidades y de vez en cuando se documenta alguna nueva. El ejemplo perfecto puede ser, de nuevo, ojo Guareña, cuyo desarrollo sigue siendo objeto de estudio.

De momento, sólo el trabajo de digitalización ya ha supuesto la inversión de alrededor de 9.000 horas de trabajo repartidas entre un puñado de miembros del colectivo, que en los últimos 3 años ha realizado 600 salidas de campo. En definitiva, un trabajo ingente para dar el necesario lustre a la riqueza geológica burgalesa.