Follow Us

Un paseo por Gumiel de Izán

Un paseo por Gumiel de Izán

Gumiel de Izán aún conserva restos de su antigua fortaleza medieval y parte de la muralla que rodeaba el municipio. Todavía se puede pasear por algunas calles estrechas y empedradas, ver casonas de piedra con ricos escudos heráldicos y bonitas plazuelas que nos acercan a otra época.

Uno de sus mayores atractivos es sin duda la Iglesia de Santa María, que se alza sobre una escalinata del siglo XVIII. Fue declarada monumento Histórico-Artístico en 1962. Se sitúa en la Plaza Mayor de la localidad, siendo cobijada por varias casas de entramado de madera tradicional, algunas de ellas porticadas.

Desde la Plaza Mayor destaca la magnífica fachada, situada en el exterior de la iglesia. Esta fachada fue realizada entre finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII. Se trata de una portada de estilo barroco.

Gumiel de Izán, dentro de su rico patrimonio, cuenta con varias ermitas cercanas al núcleo urbano; tales como la Ermita de Santo Cristo de Reveche, relacionada con el románico del valle esgueva. En el exterior de esta ermita destaca la portada, decorada con arquivoltas, y los canecillos en la zona del ábside, que tratan motivos vegetales. En el interior se conserva una pila bautismal. El Cristo de Reveche que hoy se puede contemplar en el museo parroquial perteneció a esta ermita.

La Ermita la Virgen del Río posee una planta de cruz latina de una sola nave. La antigua ermita románica fue destruida en el siglo XVIII por la construcción de la actual de estilo barroco. También pertenecen al municipio las ermitas de San Roque y de San Antonio.

En esta localidad destacan también dos puentes que poseen un origen romano, ya que por dichos puentes pasaba la antigua vía romana Clunia-Astúrica. El puente de San Pedro consta de un solo vano, mientras que el puente de San Antonio posee tres vanos.

También merecen una mención las bodegas subterráneas que hay en esta localidad, empleadas por los vecinos para almacenar grano y para la elaboración de sus vinos. El origen de estas bodegas se remonta a la Baja Edad Media.

Gumiel de Izán cuenta con una importante obra dentro del panorama artístico más actual: la Bodega Portia, realizada por el afamado arquitecto británico Norman Foster e inaugurada en el 2010. El edificio posee una forma de estrella de tres puntas. Las dimensiones de la bodega son enormes, pero su diseño de baja altura provoca una perfecta integración con el entorno.

Cada una de las tres alas de la bodega se destinan a albergar distintas fases del proceso del vino: elaboración, fermentación y crianza. La zona central es la zona empleada para la descarga de la uva y también es destinada a servicios centrales. Los materiales empleados en la construcción de la bodega guardan relación con el proceso del vino: madera de roble, acero y vidrio. Los colores empleados a base de tonos rojizos y marrones también se encuentran en conexión con el paisaje formado por los viñedos colindantes.